Según recuerdo, Nagaly fue el segundo comic que dibujé. Había saltado de la ternura infantil de Pixie Pals a una historia un poco más adulta. Aquí se sigue la vida de Azazel, joven y fallido ladrón que vaga por los infinitos desiertos de las Tierras de Fuego (no confundir con “Tierra del Fuego”; son climas y geografías bastaaaaante diferentes).

En su camino Azazel se topará con Nagaly, una Naga (mujer serpiente) tan sensual como letal, y su grupo de esbirros antropomorfos, los Merodeadores del Desierto. Lo que ocurre a partir de ese momento abría las puertas a todo un mundo de posibles nuevas historias…

… así que es una lástima que me haya quedado mirando desde la entrada. Quizá algún día Azazel vuelva a correr por su vida. Por ahora, aquí les dejo el inicio de aquella primera (y por ahora única) aventura.