Wilfreda está un poco triste porque nadie compra sus dulces caseros. ¿A lo mejor Betty puede ayudarla? Pero cuidado, que Wilfreda está empezando a perder el control.