Hoy descubrimos por qué a Wilfreda no le gustan las flores.