Milagros recupera su tablet. ¡Final feliz! … ¿verdad?