Cómo Rolear o Morir en el Intento
(porque no todo es agite en Argentum)

 

Como bien dice el subtítulo, no todo es agite en el Argentum, y si bien tampoco todo es Rol es verdad que a muchos Roleros nos cuesta ir en busca de aventuras cuando la patota del Clan “Los Crimis de Crema que Comen Cremix” (todos de level 40+) esperan a la salida de Ullathorpe para pedirnos “una monedita por el bien de tu propio cuello, garganta, sistema digestivo, y todo de ahí para abajo”.

¡Señores, qué falta de respeto! No pido más que un poco de dignidad in-game. Si al menos me mataran de forma Rolera, moriría feliz. Pero en fin… Puesto que intentamos aprender Cómo Rolear o Morir en el Intento, aquí les van algunos consejos bien prácticos.

 

-o- 


Ejemplo 1:
Los Dados del Destino
Todo empieza aquí, en la pantalla se creación de personje. Es increible, pero el Rol está presente desde este mismo momento, ya que en esta pantalla daremos forma y vida a nuestro(s) alter-ego(s) pixeleado(s).

Una buena forma de Rolear es adoptar un nombre digno de las sagas de Tolkien, pero no necesariamente tan complejo. Es intereante ver gente que ha optado por nombres como “Ludwig Braws”“Arturus el Mensajero”“Lydia Hojaverde” y todo eso. Le inspira a uno a adentrarse en la fantasía que nos ofrece Argentum.

Otros, sin embargo, han pensado que nombres como “Pepito el Pistolero”“Mandrake el Mago Powa”, e incluso “Melapiso” (Enano, obvio) son nombres a optar. Francamente, muchachos, pueden poner un poquito más de voluntad…

Si bien el tema de la raza que optaremos interpretar no carece de importancia, en general el único posible y principal problema es atenernos a las ligaduras Roleras del personaje. Personalmente encuentro dificultoso que un Elfo se la pase de minero mientras que un Enano camine por los bosques verdes y frondosos cantando canciones mientras toca su laúd.

Pero si hay un tema que siempre me resulta admirable al momento de crear un personaje, es sin dudas el más molesto y curioso factor de no-Rol: los infames Dados.

Lo que me indigna de ellos puede ser resumido brillantemente en el siguiente ejemplo:

Como pueden ver, la predilección por un personaje “super-powa” nos hace obviar el detalle más importante: ¡los Dados son para designios al azar, no para conjeturas específicas de nuestros gustos personales!

Si bien la respuesta obvia (y triste) ante esto será “Sí, pero si no sacás dados altos te hacen pedazos en el juego”, insisto en que el desafío Rolero se encuentra justamente en eso: en vencer las dificultades impuestas por el Azar y hacer crecer a nuestro personaje con al sacrificio de unos Dados contrarios a la suerte.

Pienso que el tema de los Dados ya no deja espacio para el Azar. En mi honesta opinión (de la cual me hago cargo) deberían sacar los dados y dejar que el jugador asigne una cantidad X de puntos de Atributo como mejor le parezca. Lo siento, pero esa es la mejor forma, a mi entender, de mejorar el Rol en este punto.

Pero bueno, mientras dejo que los que no estén de acuerdo afilen sus hachas y cuchillos, ya hemos creado nuestro personaje para Rolear. Entremos, pues, a Argentum para explorar las posibilidades Roleras del asunto…

 

-o- 


Ejemplo 2:
Manual del Adversario Digno
Una vez dentro del juego hemos de actuar según el personaje tras el cual nos escudamos. ¿Somos Elfos?Entonces seamos sabios y educados. ¿Somos Enanos? Entonces podemos ir por ahí derrochando prepotencia. ¿Somos Humanos? Bueno, entonces podemos postularnos para una re-re-re-elección y hacer coimas. Todo depende del personaje elegido.

No es necesaria una buena educación, mas sí una mala educación acorde al personaje. Pongamos el caso de los duelos, o los enfrentamientos entre jugadores. Siempre habrá un ganador y un perdedor, y en el caso de ganar uno debe estar a la altura de las circunstancias.

Siendo un Enano, no estaría de más una risa triunfal y alguna frase arrolladora, como “¡Ajá! ¡Por el filo de mi hacha que hoy has caido ante ella!”. Una vez más, todo depende del personaje que interpretemos.

Hay que tener cuidado, eso sí, de no ser demasiado Humanos al respecto, como lo muestra este ejemplo:

Una vez eliminado el adversario estamos en todo nuestro derecho de tomar sus pertenencias, pero no es necesario (ni educado) hacer mofa de la desgracia agena. Disfrutemos de una victoria… Aceptemos las derrotas… Y sobre todo, entremos al Rol del juego.

Cabe aclarar que los jugadores que fueron vilmente derrotados no han de “empollar” items. Eso no es Rolero, y se está pensando muy seriamente implementar un Centinela “Ghostbuster” para atender a este tipo de inadaptados. Así que… a ser buenos perdedores, también. ;-)

 

-o- 


Ejemplo 3:
Lunfardo Argentunesco… Argentinuano… Bah.
Aún si podemos escribir sin que parezca un mensaje de SMS, eso no significa que sepamos escribir bien. Un buen Rolero sabe que incluso aquellos que escriben sin faltas de ortografía pueden largar frases y comentarios inadecuados en momentos poco recomendables.

Escribiré a continuación una serie de ejemplo extraídos del útil diccionario “Rolero – Español”, para que entiendan bien qué es lo que NO deben decir y qué opción tienen para reemplazarlo:

“¡Saludos, compañero!” en lugar de “¡Quiacé, estúpido!”

“Ah, mi espada esparcirá justicia.” en lugar de “Con este fierro te parto al medio.”

“¿Dónde están las Criaturas?” en lugar de “Che, ¿a dónde mier… están todos los bichos?”

“Tengo sed. ¿Tienes algo para tomar?” en lugar de “Dame una birra o te surto.”

“Hoy es un buen día para matar…” en lugar de “Hoy me los co#o a todos…”

Como pueden ver, existen otras formas de comunicarse dentro del juego. Por supuesto que ningún extremo es bueno, pero si lo que uno pretende es Rolear no debe andar por ahí diciendo cualquier cosa.

Un ejemplo es la arenga (dar aliento con palabras) previa a un ataque en masa hacia un enemigo, como pudiera darse en las batallas entre Clanes enemigos. Veamos aquí el último ejemplo:

Así, pues, todo depende de nosotros. Si queremos un Argentum más Rolero, nosotros debemos aportar nuestro granito de Rol en él.

Sin olvidar que mucha gente prefiere el agite, claro. Es decir, Roleros al Rol, agitadores al agite, cada uno con su tema, pues hay Argentum para todos.

Y ahora… ¿Quién se prende a una Quest? ;-) Eso sí que es Rolear o Morir en el Intento