Delicias de prestar nuestro PJ
(… o, cómo perder amigos en el AO)

La lucha en Argentum por subir de Level primero es más que encarnizada. Algunos se privan de horas de sueño sólo para poder escuchar esas lindas campanitas al llegar a un nuevo nivel; otros, para no evitar dormir, salen a los bosques y Dungeons dispuestos a matar a todo el que se cruce en su camino.

Y también hay otros

… Otros, por ejemplo, se disponen a permitirle a otro jugador controlar su Personaje para subirlo de nivel. También algunos seres bondadosos le dan la alegría a los más novatos al decirle “Mirá, te presto mi PJ, así sabés lo que se siente ser Armada…”, y es ver esa sonrisa en el rostro de nuestro amigo al darle nuestro username y password para que él se divierta un poco con el fruto de nuestro trabajo.

Ya sea para subir de nivel o para complacer a otros, los PJs prestados siguen siendo nuestros, y uno no puede dejar de sentir cierto temor al pensar “¿Qué estará haciendo mi PJ en este momento?”

Eso no lo sabremos con certeza hasta no volver a loguear, momento en el cuál uno puede descubrir con creciente horror que…

Muertos y en el Desierto
… Logueamos y estamos muertos y perdidos en el Desierto.

Logueamos en prisión
… Logueamos y tenemos que aguantar una hora de Pena en la prisión.

Sin equipo y en peligro inminente
… Logueamos y estamos desequipados y en zona peligrosa.

… Y la peor… la peor de todas las situaciones posibles…

No podemos loguear
… INTENTAMOS loguear… ¡¡y nos banearon!!

Por eso, si van a prestar el PJ, estén preparados para aceptar las consecuencias.

Que duerman bien… ^_^