Konami la seguía embarrando.