Hay límites a los que el restaurante no quiere llegar.