Creo que queda claro que a Wilfreda no le gusta ir al dentista.