Finalmente descubrimos por qué Wilfreda odia a las abejas.